Los locales de McDonald’s, Mike’s y Rodilla ya no son lo que eran ¿Por qué han cambiado tanto?

Ir a un McDonald’s, Mike’s o a un Rodilla ya no es lo que era… por suerte para el cliente.
Estamos seguros de que todos conocéis los restaurantes McDonald’s; si sois de Madrid, habréis probado los sandwiches de Rodilla y ¿Qué gijones no conoce la hamburguesería Mike’s?
Estos tres establecimientos de comida rápida ofrecen un producto que se vende muy bien y que, sobre todo, gusta al consumidor, de ahí su éxito. Lo que no gustaba tanto eran sus locales. McDonald’s cuenta con una zona para niños con parque infantil en la mayoría de sus restaurantes, algo que atrae mucho a las familias con niños pero ha estado fallando al ofrecer una experiencia completa a los no tan niños.
Mucha gente suele pedir la comida para llevársela a su trabajo o su casa y disfrutarla allí pero eso, no deja de ser comer en casa/el trabajo, aunque la comida sea de fuera. Lo que caracteriza un restaurante es que no sólo vende comida sino que vende una experiencia.
Todo forma parte de la experiencia que se ofrece, desde el trato de los camareros hasta las vistas de la terraza, pasando, por supuesto, por la decoración del local. Sillas, sofás, cuadros, servilleteros, cubiertos, distancia entre las mesas, luz, temperatura, ruido etc. son factores que hacen que disfrutemos más o menos de la experiencia, al margen de lo sabrosa que esté la comida, por lo que es imprescindible atender a estos factores para maximizar la satisfacción del cliente.
Rodilla imagen antigua

Tradicionalmente la filosofía de los sitios de comida rápida era “te servimos rápido, te vas rápido” en busca de la rotación. Esto lo conseguían con locales bastante fríos en los que el cliente no disfrutaba su estancia, por lo que, muchas veces, preferían llevarse su comida y saborearla en un sitio más acogedor.
McDonald’s (sobre todo con la incorporación de McCafé), Rodilla y Mike’s han dado un cambio de imagen a sus locales, de tal forma que si los comparamos con los de hace pocos años, tan sólo encontraríamos similitudes en cuanto al tamaño de los mismos. Mesas más grandes y bonitas, sillas, sillones y sofás más cómodos, decoración acogedora con, en ocasiones, ambiente rústico y una gama de colores que invitan a relajarse y tomarse su tiempo para tomarse un postre, charlar o tomar otra jarra de cerveza. Sí, en Mike’s ahora la cerveza la sirven en jarras de cristal y los camareros te llevan la comida a la mesa, algo que lo acerca más a los restaurantes más “tradicionales”.
Rodilla después

Pasar más tiempo en el local puede llevar a consumir más y esto contribuiría a aumentar la rentabilidad de cada cliente.
¿Vosotros notáis la diferencia? ¿Os gustan los nuevos locales?
¡Dejadnos un comentario con vuestra opinión!

Escribir un comentario

Tu dirección correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
TOP